NUTRICIÓN MINERAL Y DEFICIENCIAS

PorEl Doctor

NUTRICIÓN MINERAL Y DEFICIENCIAS

En este post vamos a comentar en qué consiste la nutrición mineral y repasaremos las deficiencias de nutrientes. Comenzamos.

Los nutrientes minerales son elementos incorporados principalmente en forma de iones inorgánicos. La gran área superficial de las raíces y su capacidad para absorber nutrientes minerales a bajas concentraciones en el suelo hacen de la absorción mineral un proceso muy eficaz. Otros organismos, como hongos micorrízicos y bacterias fijadoras de nitrógeno, participan con frecuencia con los sistemas radicales en la adquisición de nutrientes.

Los elementos esenciales se clasifican normalmente en macronutrientes y en micronutrientes, de acuerdo con su concentración relativa en el tejido vegetal, pero esta vez realizaremos otro tipo de división más correcta.

Vamos a realizar una división de cuatro grupos en función del papel biológico y función fisiológica de los elementos:

  1. Este grupo lo forman los compuestos orgánicos de la planta. Los cuales son asimilados por medio de reacciones bioquímicas como la carboxilación y la oxidación-reducción. Estos elementos son el nitrógeno y azufre.

  2. Este grupo es importante en reacciones de almacenamiento de energía o de mantenimiento de la integridad estructural, como el fósforo, silicio y boro.

  3. Estos elementos se presentan en los tejidos vegetales bien como iones libres, o bien como iones unidos a sustancias. Son especialmente importantes sus funciones como cofactores enzimáticos y en la regulación de los potenciales osmóticos. Los elementos que lo forman son potasio, calcio, magnesio, cloro, manganeso y sodio.

  4. Este grupo es de vital importancia para las reacciones que implican una transferencia electrónica. Estos elementos son el hierro, zinc, cobre, níquel y molibdeno.

    foto by @greenmedicine

  • Nitrógeno (N): Es el principal constituyente de aminoácidos, amidas, proteínas, ácidos nucleicos, etc.
  • Azufre (S): Componente de la cisteína, cistina, proteínas, glutatión, etc.
  • Fósforo (P): Componente de azúcares-fosfato, ácidos nucleicos, coenzimas… Y tiene un papel importante en las reacciones que usan ATP.
  • Silício (Si): Se deposita en las paredes celulares y contribuye a sus propiedades mecánicas, incluidas la rigidez y la elasticidad.
  • Boro (B): Está implicado en la elongación celular y en el metabolismo de los ácidos nucléicos.
  • Potasio (K): Es necesario como cofactor de más de 40 enzimas. Catión principal en el establecimiento de la presión de turgencia celular y en el mantenimiento de la electroneutralidad celular.
  • Calcio (Ca): Constituyente de la lámina media de las paredes celulares, y actúa como segundo mensajero en la regulación del metabolismo.
  • Magnesio (Mg): Principal constituyente de la clorofila.
  • Cloro (Cl): Es necesario para las reacciones fotosintéticas que implican O2
  • Manganeso (Mn): Es necesario para la actividad de muchas proteínas. Está implicado en la generación de O2 fotosintético.
  • Sodio (Na): Sustituye al potasio en algunas funciones.
  • Hierro (Fe): Constituyente de citocromos y proteínas implicadas en la fotosíntesis, la fijación del N2 y la respiración.
  • Zinc (Zn): Constituyente de enzimas catalizadoras como las deshidrogenasas.
  • Cobre (Cu): Componente del ácido ascórbico y presente en enzimas.
  • Níquel (Ni): Constituyente de la ureasa.
  • Molibdeno (Mo): También principal constituyente de enzimas como la nitrogenasa y la nitrato reductasa.

Con esto hemos visto por encima el papel que ejerce cada nutriente en la planta y cómo afecta de forma molecular en el desarrollo de las misma. Para que la planta se pueda desarrollar en su totalidad necesita las cantidades correctas de cada elemento, estas cantidades irán determinadas por la variedad de vegetal que se esté cultivando y el medio en que se desarrolle.

El aporte inadecuado de un elemento esencial provoca un desorden nutricional que se manifiesta en síntomas característicos de dicha carencia. En las plantas que crecen en suelo, el diagnóstico puede ser más complejo, debido a las siguientes razones:

  • Se pueden producir carencias crónicas y agudas de varios elementos simultáneamente.

  • La carencia o el exceso de un elemento pueden inducir una carencia o una acumulación excesiva de otro.

  • Algunos virus inducen enfermedades en las plantas cuyos síntomas son similares a los que producen las carencias nutritivas.

Cuando se relacionan los síntomas de una carencia aguda con el papel de un elemento esencial, una consideración importante es el grado de reciclaje que puede sufrir un elemento desde las hojas más viejas a las más jóvenes. Algunos elementos como el N, P y K pueden moverse de hoja a hoja rápidamente, mientras que otros como el B, Fe y Cl son relativamente poco móviles. Si un elemento esencial es móvil, los síntomas de las carencias se presentarán primero en las hojas más viejas. Por otro lado, la carencia de un elemento poco móvil se dará primero en las hojas jóvenes.

foto by @greenmedicine

CARENCIAS

Grupo 1: 

Nitrógeno. Una carencia de nitrógeno inhibe rápidamente el crecimiento vegetal. Los síntomas que las plantas suelen cursar son clorosis de las hojas, especialmente en las hojas más viejas. Cuando la carencia se desarrolla lentamente, las plantas pueden presentar tallos muy delgados y leñosos. Este aspecto carencial puede ser debido a la producción de un exceso de carbohidratos que no son utilizados en la síntesis de aminoácidos u otros compuestos de nitrógeno. Los carbohidratos no utilizados en el metabolismo del nitrógeno se pueden destinar a la síntesis de antocianina, lo que provoca la acumulación de este pigmento. Esto se aprecia por una coloración morada de hojas, peciolos y tallos.

Azufre. Muchos de los síntomas de la carencia de azufre son similares a los que indican una carencia de nitrógeno, incluidos la clorosis, el crecimiento raquítico y la acumulación de antocianinas. Sin embargo, la clorosis provocada por la carencia de azufre se suele observar inicialmente en las hojas más jóvenes

Grupo 2:

Fósforo. Los síntomas característicos de la carencia de fósforo son el crecimiento raquítico de las plantas jóvenes y la presencia de una coloración verde oscura en las hojas, que pueden estar mal formadas y presentar pequeñas manchas de tejido muerto llamadas manchas necróticas. Al igual que pasa con el nitrógeno, también se pueden formar antocianinas, lo que provoca la coloración púrpura en las hojas. Es posible que aparezca una coloración verde oscuro-morada. Otros síntomas son la producción de tallos finos y la muerte de las hojas más viejas.

Silicio. Las plantas con carencia de silicio son más propensas a los ataques fúngicos. No hay indicios de síntomas que cursen con la deficiencia de silicio en el cannabis.

Boro. Un síntoma de la deficiencia de boro es la necrosis negra de las hojas jóvenes y en las yemas terminales. La necrosis de las hojas jóvenes se produce sobre todo en la base del limbo de las hojas. Los tallos pueden ser anormalmente rígidos y quebradizos.

Grupo 3:

Potasio. El primer síntoma observable de la carencia de potasio es la presencia de un moteado o clorosis marginal, que produce una necrosis que se desarrolla primero en el extremo y los márgenes de la hoja y entre los nervios. Estos síntomas aparecen primero en las hojas más viejas. También se puede producir el curvado de las hojas. Los tallos de las plantas suelen ser delgados y débiles con entrenudos anormalmente cortos.

Calcio. Los síntomas del déficit de calcio incluyen la necrosis de regiones meristemáticas jóvenes, como los extremos de la raíz o de las hojas jóvenes. Si se examinan las raíces, estas pueden presentar un color marrón, ser cortas y muy ramificadas. También aparecen pequeñas manchas necróticas entre los nervios en las hojas más viejas.

Magnesio. El síntoma característico del déficit de magnesio es la clorosis entre los nervios, que se produce primero en las hojas más viejas debido a la gran movilidad de este elemento. Este patrón de clorosis se produce debido a que la clorofila en los nudos vasculares no resulta tan afectada durante largos periodos de tiempo como la clorofila de las células entre los nudos terminales.. Si la carencia prosigue las hojas llegan a adquirir un color amarillo o blanco. Un síntoma adicional es la abscisión prematura de las hojas.

Cloro. Las plantas con carencia de cloro se marchitan en los extremos de las hojas y, a continuación, desarrollan clorosis y necrosis de las hojas. En algunos casos las hojas pueden mostrar un color similar al bronce. Las raíces de plantas afectadas pueden ser enanas o raquíticas y más gruesas en las proximidades de los extremos de la raíz.

Manganeso. El principal síntoma es la clorosis entre los nervios, asociada con la aparición de pequeñas manchas necróticas. Esta necrosis se puede producir tanto en hojas jóvenes como en viejas.

Sodio. Cuando se produce una carencia de sodio, las plantas muestran clorosis y necrosis, e incluso son incapaces de formar flores.

Grupo 4:

Hierro. Al igual que pasa con la deficiencia de magnesio, el síntoma característico es la clorosis intervenal. Pero este síntoma aparece primero en las hojas jóvenes debido a que el hierro no se moviliza rápidamente. La clorosis de las hojas se produce porque el hierro es necesario para la síntesis de algunos complejos proteína-clorofila en los cloroplastos.

Cinc. La carencia de cinc se caracteriza por la reducción del crecimiento de entrenudos. Las hojas pueden ser pequeñas y deformadas, con apariencia arrugada en los bordes.

Cobre. El síntoma inicial de la carencia de cobre es la producción  de hojas de color verde oscuro, que pueden contener manchas necróticas. Las manchas necróticas aparecen primero en los bordes de las hojas más jóvenes y se extiende hacia la base por los márgenes.

Níquel. Las plantas con carencia de níquel acumulan urea en sus hojas y, por ello presentan necrosis en los extremos de las hojas.

Molibdeno. El primer síntoma es una clorosis general entre los nervios y la necrosis de las hojas más viejas. Una carencia de molibdeno también puede acarrear una deficiencia de nitrógeno ya que está implicado en la asimilación de nitrato.

 

Con esto hemos dado un breve pero importante repaso a los problemas carenciales de las plantas, pero, para sacar partido a esta información, tenemos que entender y saber el tipo de nutrición que estamos proporcionando ya que los desórdenes carenciales son complejos. Mediante la observación y el ensayo, poco a poco comenzaremos a entender que le sucede a las plantas con el simple hecho de observarlas.

También te puede interesar...

Please follow and like us:

About the author

El Doctor administrator

Dr.Green • Biologist and activist • Tester • Helping people with cannabis • We share the knowledge to be green and healthy •

Deja un comentario