CONSEJOS PARA MEJORAR LA CALIDAD DE NUESTROS COGOLLOS

PorEl Doctor

CONSEJOS PARA MEJORAR LA CALIDAD DE NUESTROS COGOLLOS

¿Alguna vez has probado una hierba y te has preguntado por qué a tí no te queda igual? Esos cogollos que desde el aspecto hasta el sabor te dejan enamorado de él y soñando por tener lo mismo en casa.

Estoy hablando de una buena buena hierba.

En realidad podemos conseguir cannabis de buena calidad en nuestros cultivos con poco esfuerzo y cometiendo algunos errores, pero que pasaría si realizásemos el trabajo como realmente se merece.

Para ello vamos a repasar unos consejos para conseguir los mejores cogollos hechos en casa.

1. Las genéticas

Lo primero que tenemos que tener claro es que para conseguir esos cogollos que tanto deseamos debemos partir con la mejor genética posible. Si comenzamos con genéticas mal trabajadas, clones de clones o semillas de baja-media calidad, puedes estar seguro que por mucho que lo intentes no llegarás a lo que te propones.

Vamos a hablar únicamente de las genéticas desde semilla, ya que no tenemos un mercado de esquejes regulado sobre el que trabajar.

 

Comenzaremos escogiendo un banco de semillas que tenga un largo y reconocido camino con sus genéticas. A mí y a todo el mundo nos ha pasado alguna vez y sobre todo en nuestros comienzos, el haber adquirido semillas de baja calidad que tardan en germinar o no acaban de hacerlo. Simplemente las compramos por su nombre y porque la foto de la planta nos ha gustado. Este tipo de elección nos traerá seguramente malos resultados y cosechas que no nos harán vibrar, para evitar esto recuerdo que en mis inicios comencé a informarme sobre los bancos y las opiniones de la gente acerca de las semillas. La primera vez que fui a un growshop probé unas semillas a granel que no valieron para nada!!! Esto me sirvió y me hice con unas autenticas mobydick que me hicieron ver lo que realmente es una genética con años de trabajo a sus espaldas.

 

Desde entonces y hasta ahora, cada vez que compro semillas primero busco un banco de semillas que me ofrezca lo que me apetece plantar y luego me leo las opiniones de la gente que ya las ha plantado, así estaremos más cerca de conseguir esas flores que tanto nos gustan.

Conseguir nuestras semillas de un buen banco, es el primer paso.

2. Espectro de luz

Si queremos esos cogollos, hay que darles buena y mucha luz.

Una vez que tenemos escogida esa genética buena y que tanto nos gusta, es la hora de comenzar a darle a la planta lo que necesita. Cada semilla tiene el potencial de ofrecer una buena producción y de calidad. Sin embargo, no conseguiremos que nos dé lo que buscamos si no le proporcionamos la luz adecuada.

Hay un montón de iluminación que nos puede servir para conseguir buenos resultados, pero nos vamos a centrar en el LED ya que por experiencia es la que mejor calidad de marihuana proporciona (olor, terpenos, cannabinoides, estructura).

No basta con coger el primer equipo de LED que se nos pase por delante. Para saber más sobre LED os dejo estos links de cultivo con LED y sobre los aspectos de la luz.

Lo primero que debemos de tener en cuenta es el área de cultivo que vamos a usar y una vez lo tengamos claro es hora de darles a las plantas la cantidad de luz necesaria. Para un cultivo con LED lo ideal son unos 400w por 1m2, con esto daremos a las plantas la cantidad de luz necesaria para que consigan la energía que requiere formar unas flores de calidad.

Tendremos que tener cuidado con la distancia de la luminaria a las plantas, porque aunque se trate de led y emita menos calor, su intensidad es alta y puede provocar quemaduras en nuestras plantas. Como norma general la distancia mínima entre la fuente de luz y la punta de las plantas será de no menos de 20cm.

3. Nutrientes

Primero y antes nada tenemos que estar seguros de que proporcionamos a nuestras plantas los nutrientes correctos para la etapa de floración.

Niveles bajos de nitrógeno (N) – Deberemos de administrar niveles más bajos de nitrógeno que en la etapa vegetativa, concretamente en la segunda mitad de floración deberemos reducir aún más las dosis de N ya que la planta ha dejado de estirarse y los cogollos comienzan a engordar. Si el nivel de N sigue siendo alto en esta etapa de floración, la producción y la calidad de esta se verá afectada.

Potasio (K) – Aunque siempre se le dá más importancia al fósforo (P) en floración, no debemos olvidar que el potasio juega un papel muy importante. Si le damos a la planta un apropiado aporte de K esto incrementará el tamaño y la densidad de las flores.

Altos niveles de fósforo (P) – Este es el elemento que más demanda la planta en floración. Deberemos ser generosos dando P para que nuestras plantas desarrollen el mayor número de flores.

Carbohidratos – Son importantísimos para conseguir un olor y sabor de categoría. La planta necesita de los carbohidratos para producir los precursores de los terpenos y cannabinoides. Si una planta tiene niveles bajos de carbohidratos no conseguirá producir la cantidad necesaria de moléculas para otorgar a sus flores la calidad que buscamos. Es recomendable dar a las plantas cultivadas en tierra o coco de 1 a 2 cucharadas de melaza por cada 3 o 5 litros de agua cada vez que reguemos.

A rasgos generales deberemos mantener los correctos niveles de nutrientes ya que aunque debamos administrar mayores dosis de algunos elementos, deberemos mantener el resto de los nutrientes a niveles moderados para conseguir la mayor calidad. Si nos pasamos con la fertilización únicamente conseguiremos flores cargadas de fertilizantes y metales pesados con un horrible sabor y aroma.

4. Temperatura y humedad

Temperatura

Las temperaturas diurnas deberemos mantenerlas entre los 18-26º en floración. Si trabajamos con CO2 lo correcto es llevar las temperaturas desde los 26º hasta los 32º. Para las dos últimas semanas de floración se recomienda bajar en 5º las máximas durante el día.

Durante la noche intentaremos que la diferencia de temperatura con el día no sea muy grande y la mantendremos entre 20º y 24º. Temperaturas bajas reducen el metabolismo de la planta y ayudan a la aparición de plagas y problemas de raíces.

Algunas veces nos preguntáis cómo se hace para que algunas variedad adquieren ciertos colores en floración. Esto se consigue haciendo descender las temperaturas durante las últimas semanas. El rango de temperatura exacta para conseguir esas tonalidades varía en función de la planta, por lo que tendremos que ir probando hasta dar con el rango adecuado.

Humedad

Mantener unos correctos niveles de humedad durante el crecimiento de la planta es de vital importancia. Niveles bajos de humedad durante la fase vegetativa por debajo del 45%, puede causar problemas de apariencia como deficiencias o quemaduras por luz.

Durante la fase de floración las plantas prefieren niveles bajos de humedad. Mantendremos los niveles entre 40%-50% y así nos aseguramos de que no aparezca mildiu u otras plagas de hongos.

No olvidéis un truco para mejorar los niveles de resina. Deberemos mantener durante las dos últimas semanas los niveles de humedad al 25%, esto hará que las plantas produzcan más resina para proteger las flores.

Para terminar os dejo el enlace al post sobre la tasa de transpiración, dato que es muy importante a tener en cuenta a la hora de dejar nuestro set up equilibrado para que las plantas den lo mejor de sí.

También te puede interesar...

Please follow and like us:

About the author

El Doctor administrator

Dr.Green • Biologist and activist • Tester • Helping people with cannabis • We share the knowledge to be green and healthy •

Deja un comentario